Solidaridad

Solidaridad

Para Zenón de Citio (333 - 264 a. C.), Razón y Felicidad constituyen conceptos vinculados; a través de la Razón se consigue ser prudente, respetuoso con los demás y con las leyes, y superar las angustias que surgen, de manera natural, en la vida. La Razón, para él, impulsa al hombre a vivir conforme a las virtudes, y así se puede llegar a conquistar la Felicidad.

Una de las ideas que difundía era su concepto de ciudadanía, inculcando un código moral de conducta basado en la práctica de las virtudes cívicas, y hacía especial mención al deber de realizar algún servicio público. El estoicismo proclamaba la obligación de todo ciudadano a participar en la Polis.

En las culturas griega y romana, la filosofía política estoica mantiene vivo en la sociedad el concepto de ciudadanía, y la convicción de que es posible encontrar la Felicidad en este mundo y en esta vida, pero tras la caída del Imperio romano este concepto se disipa.

El Cristianismo se extiende por el mundo relegando a segundo plano la ética de las virtudes cívicas y desarrolla su moral religiosa primando las virtudes teologales y ofreciendo la Felicidad en una vida y un mundo virtuales. El feudalismo genera vasallos y, después, la monarquía absolutista genera súbditos, en uno y otra, vasallo y súbdito no participan en su “destino”, les es arrebatada su soberanía por el poder civil, ostentado por el señor feudal, el monarca absolutista, el tirano o el cacique, y por el poder religioso ostentado por los obispos y el clero en general; ellos doblegan al pueblo con la opresión y la coerción los primeros, y con el miedo al castigo divino los segundos, y lo protegen de sus enemigos que, no son habitualmente los enemigos del pueblo, sino los suyos, así la participación libre en los asuntos de la “polis” se transforma en obediencia y desaparece el concepto de ciudadano tal como lo concibió Zenón de Citio.

Serían necesarias dos grandes revoluciones a finales del siglo XVIII, la americana y la francesa, para llevar a la práctica las ideas que Locke, cien años antes, había planteado sobre los derechos humanos, para que las hasta entonces Colonias en América se emanciparan y redactaran la Declaración de Independencia constituyéndose en los EE UU de América, y el pueblo francés redactase la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, liberándose del absolutismo.

Estas ideas fueron extendidas en Europa y América por los ilustrados y surgieron nuevos estados democráticos en los que prosperó de nuevo el concepto de ciudadanía asociado a la ética de las virtudes cívicas y los deberes derivados de los derechos adquiridos.

  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Valorado: 0/5 (0 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.